miércoles, 10 de julio de 2013

PN en apuros

Ña Toribia ha reclamado con ironía porque yo me he asuntado de su negocio, “poco te asomas ahora, comejamo, de seguro ya no te hacen falta mis pastelitos”. La abracé y le di sus palmaditas, con eso pareció contentarse. Al fondo el bulevar La Esperanza, de aquellos que corren porque tienen la esperanza de adelgazar.

—Este es un macaneo, Mario—me explica palmoteando una tortilla entre sus manos—,  ya no atino qué bandera sacar cuando vienen los políticos, se han empezado a revolver. A veces saco la azul, pero luego se acerca un chele entonces corro a esconder la azul y a sacar la roja, vieras el relajo.

¿Hasta se tropieza ña Tori?

—Sí, me vieras en esos cuadros. Te quiero contar la última, fíjate que hoy a las 2 PM me llamó el propio Ramos Soto, ¿lo puedes creer?, nunca me había llamado un líder cachureco, peor de la capital, de los meros-meros, ¡pero ni en sueños! Pues te cuento, yo asombrada, estaba preparando mi masa para los pastelitos, achiote, cominos, pizcas de sal y cubitos, cuando él me ratifica, “si, Toribia, tu amigo Ramos Soto”. Amigo me dijo fíjate, comejamo, hasta ese momento no sabía de su amistad, “y a qué debo el honor, señor diputado”, le dije. “¿Cómo es eso que vas a un cargo público por ese partido Alianza de Romeo?”, me preguntó a manera de reclamo.
Dar click en Leer articulo completo o en el titulo de la noticia para leer mas...



—¿Y qué le respondió ña Tori?

—Le dije, “”honorable, acerca de mi candidatura al cargo es cierto, yo apoyo a muchos, pero voy con Romeo porque de todas maneras ustedes en esos partidos en los últimos años lo han entregado a grupetes y le han cerrado las puertas a nosotros los cometierra y de caite, hoy tienen tomado el partido unos cuantos deshumanistas cristianos izquierdosos ligados con mafitas económicas, la mara del biyuyo. De paso Romeo tiene el mejor plan con otros buenos personajes alrededor de él, lanas no lleva en sus filas como se ve en otros partidos”.  ¡Ay, papayito comejamo, lo vieras cuando le dije eso!, dicen que por poco se desmaya. Como que le echaron agua florida para revivirlo entonces medio atragantado me dice “¡mamayita linda, no te vayas con esos chafarotes de la Alianza!, no nos superan en las encuestas que hacemos con unos másteres provenientes de las ultimas estelas rendonianas del carapacho de Venus, esos verdes quitándonos votos están favoreciendo a la izquierda comunista”. Entonces yo le salí al paso con estas palabras, “ustedes si se dieron vuelta, son los meros izquierdosos y ni trabajo nos han dado a nosotros, al contrario, nos han discriminado, le han dado más a otros partidos y a Melito que a nosotros los verdaderos luchadores por nuestra insignia azul”.

—Mario, mis padres ni se van a revolcar en su tumba como cree mucha gente —me dice muerta de la risa, preparando mis pastelitos de carne—, más bien se van a alegrar porque son ellos quienes se han adueñado del partido con unos pocos, el resto solo hemos sido andamios de sus riquezas de hoy.

Me cuenta ña Toribia que le ido bien con muchos candidatos que han desfilado por su negocio en busca de votos, “aquella refri se la saqué a los cheles y las sillas y ventiladores a los de Pac, a quien no les he sacado ni chispas es a ustedes de la alianza, Mario.

—Usted sabe, ña Tori, nosotros andamos como Rambo con su yatagán, nada tenemos, solo bodegas llenas, de cariño, de ahí nada.

—Entonces papayito llévate esas resmas de papel regaladas por los cachos, eran para hacer una publicidad, pero mejor imprimí tus trifolios, dales buen uso.

—No les niegue nada, ña Tori, cómales el pisto.

—Claro papayito, el biyuyo de Juan no lo despreciamos, ¡ni loca!

A ratos el palmoteo es fuerte, en otras suave, más allá en la freidera borbotean gotitas de manteca caliente cuando Ña Tori desliza los pastelitos. Chevo, su marido, recostado en una hamaca prácticamente dormido a duras penas sostenía un azote en una mano y un matamoscas en la otra.

—¿Y en qué terminó el asunto con el diputado de la trompa, ña Tori?

Me puso en la línea a Callejas, a Micheletti que dice está formando alianzas con ellos, a un ministro, todos reclamándome mi adhesión y ofreciéndome becas que jamás me habían prometido. Les dije “ese parto del comunismo es de Juan y Lobo, Juan va por el mismo lado, a nosotros no nos engaña con sus campañas distanciándose de Cuba y Venezuela, mi decisión está tomada, Toribia no ha tenido nada que ver en ese cáncer de mi ex partido azul y tampoco tengo cura, estaré en las próximas elecciones en las filas del partido Alianza Patriótica Hondureña apoyando a Romeo, Alexandra Hidalgo para la alcaldía y a ti Mario y los diputados. ¡Suerte comejamo!

 Dar click en el titulo de la noticia para comentar con tu cuenta de Facebook,Twitter,ó e-mail..puedes usar los botones de abajo para compartir en las redes sociales
Related Posts with Thumbnails